jueves, 6 de agosto de 2020

Quicumque Christum


1. Los que buscáis a Cristo,
levantad los ojos a lo alto:
allí podréis contemplar
una manifestación de la gloria eterna.

2. Vemos algo resplandeciente,
que ansiamos no tenga fin,
sublime, excelso, inmenso,
más antiguo que el cielo y el caos.

3. Es éste aquel Rey de las naciones,
y Rey del pueblo judío,
prometido al patriarca Abrahán,
y a su descendencia para siempre.

4. El Padre nos manda, con su palabra,
que a Él escuchemos y en Él creamos,
tomando como testigos y notarios
a los mismos profetas.

5. Gloria a ti, Señor,
que apareciste hoy,
con el Padre y el Espíritu Santo,
por los siglos sempiternos.
Amén.

* * *

Dice el Martirologio Romano: En el monte Tabor, la Transfiguración de nuestro Señor Jesucristo.

Esta fiesta, celebrada desde antiguo en Oriente, fue establecida en Occidente por el Papa Calixto III en 1457, a raíz de la victoria sobre los turcos en Belgrado, gracias a la intervención de San Juan de Capistrano.

Es la fiesta titular de la Archibasílica de San Juan de Letrán, cuya denominación oficial es Archibasílica Papal del Santísimo Salvador y de los Santos Juan Bautista y Juan Evangelista en Letrán. Es madre y cabeza de todas las iglesias de la ciudad de Roma y del mundo.

* * *

Este himno –se canta en las Vísperas y los Maitines de la Transfiguración del Señor– fue compuesto por Aurelio Prudencio (348-410) y forma parte del Cathemerinón (cantos cotidianos), originalmente pensado por el autor para la Epifanía.

* * *

San León Magno enseña que con la Transfiguración el Señor "se proponía substraer el corazón de sus discípulos al escándalo de la cruz, y evitar que la ignominia voluntaria de su pasión afectara la fe de aquellos ante los cuales descubriría la excelencia de su dignidad oculta".

San Pedro dice que "no os hemos dado a conocer el poder y la Parusía de nuestro Señor Jesucristo según fábulas inventadas, sino como testigos oculares que fuimos de su majestad. Pues Él recibió de Dios Padre honor y gloria cuando de la Gloria majestuosísima le fue enviada aquella voz: «Éste es mi Hijo amado en quien Yo me complazco»; y esta voz enviada del cielo la oímos nosotros, estando con Él en el monte santo" (2 Ped. 1, 16-18).

Al respecto se puede leer un interesante artículo sobre los testimonios de Moisés y Elías, y de la implicancia escatológica del misterio de la Transfiguración aquí, aquí, aquí y aquí.

* * *
Aquí se puede escuchar o descargar este himno registrado por los monjes de la Abadía de Fontgombault.

* * *

Francisco Luis Bernárdez, tradujo la versión del Breviario Romano en versos. Se puede leer aquí.

jueves, 30 de julio de 2020

Sanctus II


La Misa VIII –llamada de Angelis– es propuesta en el Gradual Romano para las fiestas. Es una de las más conocidas y utilizadas. Aunque el Kyrie y el Gloria son más tardíos y resalen al S. XVI, el Sanctus es una bella melodía del S. XII.


* * *

Esa melodía tal vez fue la fuente de la antífona O lumen, que los dominicos cantan luego de la Salve al final de las Completas. 
Traducción
Oh luz de la Iglesia, doctor de la verdad, rosa de paciencia, marfil de castidad, gratuitamente nos diste a beber el agua de la sabiduría: predicador de la gracia, únenos a los Santos.


* * *

Algunos en cambio señalan que la antífona dominicana surge de la antífona de vísperas de San Nicolás O Christi pietas.
Traducción
Oh piedad de Cristo, digna de toda alabanza, que larga y extensamente declara los méritos de tu siervo Nicolás, pues de su tumba mana aceite y sana a todos los enfermos.

* * *

Aquí se puede escuchar o descargar el Sanctus registrado por los monjes de la Abadía de Fontgombault.

* * *

Aquí se puede escuchar o descargar la antífona O lumen registrada por dominicos alemanes.

viernes, 24 de julio de 2020

Suscepimus


Traducción
Sal. 47, 10-11. 2.

Experimentamos, oh Dios, tu misericordia en medio de tu templo. Así como tu nombre, oh Dios, tu alabanza llega hasta los confines de la tierra; tu diestra está llena de justicia. Sal. Grande es el Señor, y muy digo de alabanza: en la ciudad de nuestro Dios, en su monte santo. Gloria al Padre.

* * *

El salmo anuncia el Templo visitado por el Mesías. Por eso este introito se usa también en la fiesta de la Purificación de la Santísima Virgen, cuando Simeón –en el templo– recibe en sus brazos al Niño Dios y experimenta su misericordia viendo con sus ojos al Salvador.

* * *

El verbo suscipio se puede traducir como recibir; también como experimentar (así Mons. Straubinger en su versión de la Vulgata).

* * *

Aquí se puede escuchar online o descargar este introito registrado por los monjes trapenses de la Abadía de Aiguebelle, según la notación propia del Gradual Cisterciense.

lunes, 20 de julio de 2020

Kyrie IV



En un post anterior se explicó que la melodía original del Kyrie perteneciente a la Misa XI del Gradual Romano es el S. X, luego modificada en los S. XIV-XVI. Esa melodía original se encuentra entre los cantos ad libitum (Nº X).

Comparando ambas melodías se podrá ver en la antigua –más simple– la raíz de la moderna que resulta más ornamentada.

* * *

Aquí se puede escuchar o descargar el audio de los monjes de la Abadía de San Martín de Ligugé.

* * *

El canto litúrgico tiene algunas partes variables (llamadas propio) y otras fijas (llamadas ordinario). El propio es el introito, gradual, aleluia o tracto, ofertorio y comunión y corresponden a cada día litúrgico. El ordinario es el Kyrie, el Gloria (si corresponde), el Credo, el Sanctus y el Agnus Dei.

Las partes de la Misa que todos cantan, desde el punto de vista musical se llaman Misa. Una Misa es, pues, un género musical sacro que incluye todas las partes del ordinario no reservadas al sacerdote celebrante.

A lo largo de la historia se han compuesto Misas en polifonía. Aunque algunas han sido compuestas solamente para su ejecución musical, otras lo fueron para uso litúrgico. Mozart recibía instrucciones del arzobispo de Salzburgo sobre los tiempos que debían durar sus composiciones a fin de no alterar el rito litúrgico. Por ejemplo su Missa in honorem Ssmae Trinitatis, según la instrucción del Arzobispo-Príncipe de Salzburgo, Hieronymus von Colloredo, no debía superar los 45 minutos.

* * *

En el Gradual Romano hay un apéndice con cantos ad libitum (a voluntad) entre los cuales se encuentran diversos Kyrie, Gloria, Sanctus y Agnus Dei. Generalmente se trata de Misas que no fueron conservadas completas, las cuales pueden alternarse con las ordinarias.

lunes, 13 de julio de 2020

Salve Regina V


La abadía de Nuestra Señora de Einsiedeln es un monasterio benedictino suizo, localizado en el centro del país. San Meinrado (S. VIII-IX), ermitaño, erigió un capilla dedicada a la Sma. Virgen (Einsiedler = ermitaño). En el siglo X fue erigida en abadía nullius y su abad fue príncipe elector del imperio hasta la disolución del mismo en el siglo XIX. Por eso su escudo ostentaba la espada además del báculo.



Los monjes tienen una especial devoción a la Sma. Virgen y al canto de la Salve. Algunos la atribuyen a que su fundador proviene de Reichenau donde Hermann fue monje. De todos modos la costumbre de cantar la Salve a diario se inició en 1547 por pedido de un abad alemán que llegó al monasterio huyendo de la Reforma protestante.



La famosa armonización a cuatro voces cantada en esa abadía es obra del P. Marcos Landtwing (1787).

* * *

Aquí se puede descargar o escuchar la Salve Regina cantada según la notación propia de la Abadía de Nuestra Señora de Einsiedeln.

lunes, 6 de julio de 2020

Asperges me


Traducción
Sal. 50, 7. 3.
Me rociarás, Señor, con el hisopo, y seré purificado; me lavarás, y quedaré más blanco que la nieve. Sal. Ten piedad de mí, oh Dios, según la grandeza de tu misericordia. Gloria al Padre.

Hisopo: del latín hyssōpus, este del griego ὕσσωπος hýssōpos, y este del hebreo 'ēzōb. Se refiere a algún pequeño arbusto, que debía ser muy abundante en Israel ya que se menciona con frecuencia en las Sagradas Escrituras (Ex. 12, 22; Lev. 14, 4. 6. 49. 51; Num. 19, 6; Sal. 50, 7; Heb. 9, 19).

También se habla del hisopo en relación al sacrificio de Cristo en la cruz: “Y estaba allí una vasija llena de vinagre; entonces la empaparon en vinagre una esponja, y poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca” (Jn. 19:29).

Originariamente era un manojo de ramas pequeñas y se usaba para esparcir agua bendita. Luego evolucionó en un mango de metal que lleva en su extremo un manojo de cerdas o una bola metálica hueca y agujereada para esparcir agua bendita.

* * *

Fuera del tiempo pascual se usa esta antífona para la aspersión dominical con agua bendita. Se reza el principio del salmo 50, varios versículos y una Oración al Ángel de la Guarda.

En los monasterios (especialmente en los benedictinos), de donde probablemente proviene este rito, la aspersión se extiende a todas las dependencias conventuales.

* * *

La melodía más utilizada –que aquí se presenta– es del siglo XIII, aunque hay otras dos más antiguas.

* * *

Aquí se puede descargar el audio de los monjes de la Abadía de San Mauricio y San Mauro de Clervaux en Luxemburgo.

lunes, 29 de junio de 2020

Sexta


El Oficio Divino –hasta la reforma de San Pío X– imponía en el rito romano (y en aquellos ritos que de él dependían) y en el rito ambrosiano el uso diario del salmo 118 en las horas menores (prima, tercia, sexta, nona) repitiéndolo toda la semana.

En cambio San Benito, en su regla en los capítulos 17 y 18 da algunas pautas sobre cómo rezar las horas menores del oficio en los monasterios. Allí establece el uso de parte del salmo 118 para las horas menores del domingo. La hora de prima –precede a la reunión capitular– tiene salmos propios toda la semana. Las restantes horas menores –tercia, sexta y nona usan para el lunes las partes remanentes del salmo 118 y para los demás días de la semana los salmos graduales que van desde el 119 al 127, empleando 3 salmos por cada hora.

En su comentario a la Regla de San Benito, Dom Paul Delatte, señala que repetir los mismos salmos durante la semana es apropiado visto que tales horas a veces tendrán que recitarse de memoria en el mismo puesto de trabajo.

* * *

Estas diferencias tienen un sentido porque los canónicos que recitan el oficio divino meditan a diario la Ley con el salmo 118. En cambio, los monjes lo hacen los domingos (y lunes) y los días de la semana –dedicados al trabajo– rezan los salmos de la subida.

* * *

Hay algunas fotos (lamentablemente no las tengo a mano) de monjes trapenses formados en el campo en dos filas enfrentadas como en el coro recitando alguna de las horas menores.

* * *

Aquí se puede escuchar o descargar el audio de los monjes de la Abadía San Pedro de Solesmes de la hora de sexta correspondiente a los sábados dedicados a la Sma. Virgen María.

Puede notarse que la hora es recitada y no dura ni 7 minutos, reafirmando lo que dice Dom Delatte. También se percibe que la antífona al principio es solamente incoada, como prescribían las rúbricas hasta fines de los años '50.


* * *


Aquí se puede escuchar o descargar el audio de los monjes de la Abadía Santa Magdalena de Le Barroux, de la misma hora toda cantada.