lunes, 29 de junio de 2020

Sexta


El Oficio Divino –hasta la reforma de San Pío X– imponía en el rito romano (y en aquellos ritos que de él dependían) y en el rito ambrosiano el uso diario del salmo 118 en las horas menores (prima, tercia, sexta, nona) repitiéndolo toda la semana.

En cambio San Benito, en su regla en los capítulos 17 y 18 da algunas pautas sobre cómo rezar las horas menores del oficio en los monasterios. Allí establece el uso de parte del salmo 118 para las horas menores del domingo. La hora de prima –precede a la reunión capitular– tiene salmos propios toda la semana. Las restantes horas menores –tercia, sexta y nona usan para el lunes las partes remanentes del salmo 118 y para los demás días de la semana los salmos graduales que van desde el 119 al 127, empleando 3 salmos por cada hora.

En su comentario a la Regla de San Benito, Dom Paul Delatte, señala que repetir los mismos salmos durante la semana es apropiado visto que tales horas a veces tendrán que recitarse de memoria en el mismo puesto de trabajo.

* * *

Estas diferencias tienen un sentido porque los canónicos que recitan el oficio divino meditan a diario la Ley con el salmo 118. En cambio, los monjes lo hacen los domingos (y lunes) y los días de la semana –dedicados al trabajo– rezan los salmos de la subida.

* * *

Hay algunas fotos (lamentablemente no las tengo a mano) de monjes trapenses formados en el campo en dos filas enfrentadas como en el coro recitando alguna de las horas menores.

* * *

Aquí se puede escuchar o descargar el audio de los monjes de la Abadía San Pedro de Solesmes de la hora de sexta correspondiente a los sábados dedicados a la Sma. Virgen María.

Puede notarse que la hora es recitada y no dura ni 7 minutos, reafirmando lo que dice Dom Delatte. También se percibe que la antífona al principio es solamente incoada, como prescribían las rúbricas hasta fines de los años '50.


* * *


Aquí se puede escuchar o descargar el audio de los monjes de la Abadía Santa Magdalena de Le Barroux, de la misma hora toda cantada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario